Historia de Roma – Viajar a Roma- ( I )

La historia de Roma, empieza con una leyenda, como los orígenes de la mayoría de las ciudades no son más que leyendas perdidas en la niebla del pasado, Roma está envuelta en un mito que dice: los gemelos Rómulo y Remo fueron abandonados por su madre, y criados por una loba. Crecieron hasta la edad adulta bajo la protección de los dioses, que establecieron los límites de la nueva Roma en la colina del Palatino. Un dia los gemelos se pelearon y Rómulo mató a Remo y se convirtió en el primero de los seis reyes de Roma.

historia roma

Roma fue asentada sobre las colinas en le curce del rio Tiber, Roma se enriqueció y creció durante la monarquia, hasta que el tiranico rey Tarquino fue derrocado en el 507 A.C. En este momento empezó la República, una democracia y un poder militar que por el 146 AC fue el mas poderoso del Mediterraneo. En el siglo II DC, Roma goberno Europa y algunas partes de Oriente Medio. Roma sufrio un lento declive por siglo VI, ya que la cuidad fue saqueada por los godos y los vádalos y estuvo cerca de la ruina.

La Republica Romana

Después del 500 aC, Roma se unió a las ciudades de Asia en la defensa contra las incursiones de las Sabinas. tras ganar la batalla del Lago Regilo en 493 aC,  se estableció en Roma de nuevo la supremacía sobre los países de Asia, los que se habían perdido tras la caída de la monarquía. La era de la gran expansión del poder romano y la civilización es la era de la República Romana, en la que Roma es gobernada por su Senado y su asamblea, que eran instituciones concebidas a principios de la monarquía. La historia de la República es una historia de guerra continua, todos los relatos históricos que los romanos se utilizan como historias de la virtud romana y de los valores de esta época tumultuosa de la defensa y la invasión.

Los romanos poseían al inicio de la República una Constitución, esta se basaba en las tradiciones y la instituciones del gobierno, esta constitucion, sin embargo, no era oficial, ni siquiera era un documento escrito, sino mas bien una serie de tradiciones y leyes no escritas. Estas tradiciones y leyes estaban basadas en la institución de la monarquía, aunque los romanos no querian revivir la monarquia, invirtieron muchas energias en mantener a los antiguos funcionarios de esta y la estruccura de gobierno de la monarquia. En la parte superior de esta estructura estaban los consules, estos eran dos patricios elegidos para el cargo por un año. Estos patricios ejercian su poder de la misma manera que los reyes durante la monarquía romana. Estos cónsules aplicaban la legislación, se desempeñaban su cargo como jefe del poder judicial y de los militares, y e incluso se ejercian como jefe de los sacerdotes de la nación. Incluso vestian como monarcas, con el uso de vestidos de púrpura y sentados en el asiento reservado tradicionalmente para el monarca: la silla de marfil.

Los romanos reformaron su gobierno cuando tuvieron la necesidad de hacerlo, aunque no siguieron plan especial de reforma o desarrollo, al mismo tiempo, los romanos construyeron su poder territorial con la misma falta de planificación y propósito. Originalmente, las guerras que la República luchó eran en gran parte guerras defensivas, la expulsión de los Tarquinos provocó muchos ataques por sus aliados y por los Etruscos. Pronto, sin embargo, los romanos se estaban moviendo para obtener el control sobre el territorio de vecinos con el fin de neutralizar la amenaza de un ataque. Su lógica era que el control de estos territorios se eliminaría cualquier posible ataque de las personas que ocupan esos territorios y al mismo tiempo, proporcionar una región de separación entre ellos y los atacantes potenciales. Los planes de conquista romana eran debidos en gran medida a proporcionar seguridad a la Republica Romana, el resultado final de este proceso sería, en primer lugar, la conquista de toda la península italiana por 265 antes de Cristo, y después de la conquista del mundo. El Imperio Romano fue un accidente, por así decirlo,  se formó en la búsqueda de otras políticas, a saber, la seguridad. Sólo en sus últimas etapas fue el Imperio Romano un objetivo deliberado.

Destinos que te interesan: