Comer en Roma

Comer en Roma

Los romanos siguen muy en contacto con la tierra, la gente tiene pequeñas granjas de su propiedad en el campo cercano, o regresan a sus pueblos de origen regularmente. Así los habitantes de la ciudad saben mucho sobre la frescura y la calidad, y pueden ser muy exigente cuando se trata de la calidad de los platos que se sirven.

Roma, es la cuidad de las pastas, el vino y la pizza. Aquí, no es necesario buscar restaurantes. En todas partes se encuentran mesones pequeños y baratos. Los precios, incluso en el centro, son razonables y la calidad sigue siendo de un nivel muy alto. Muchos lugares agradables se encuentran en el Centro Histórico, a lo largo de Via Cavour y cerca de la Stazione Termini. Del mismo modo, se puede comer barato en el barrio de Borgo cerca del Vaticano.

Comida en RomaEn Roma salir a comer es una actividad importante, a menudo las comidas duran durante horas, en Roma, y ​​las comidas de las que disfrutará por regla general, serán de una calidad verdaderamente notable. Encontrarás que la mayoría de restaurantes del centro de la ciudad ofertan platos tipicos italianos. Roma también esta bendecido con una miltitud de buenas pizzerías, donde podrás comer pizzas de masas finas y crujientes hechas en el horno de leña. Vino de la casa suele ser pasable, pero podrás encontrar que en algunos restaurantes el vino de la casa es realmente bueno. También podrás ver que en la mayoria de los bares siven sirven paninis y tramezzini.

Los vegetarianos encontrarán para comer en Roma un montón de opciones en casi todos los restaurantes italianos. Muchas pastas y pizzas, por supuesto, se hacen totalmente sin carne, lentejas y los cereales y las legumbres son una parte importantisima de la cocina tradicional en la cual tambien se utilizan maravillosas verduras frescas y los quesos están siempre disponibles. Aun así, hay una serie de restaurantes especializados en cocina vegetariana, y algunos de ellos están entre los lugares más atractivos de Roma.

Una advertencia final para comer en Roma: en general es difícil encontrar comida realmente mala en Roma. Sin embargo, es aconsejable evitar los lugares adyacentes a algunos monumentos importantes, como el Panteón, Piazza Navona, o el Vaticano. La comida en estos lugares puede ser pobre, y los precios realmente extravagantes, a veces hasta triplica el precio habitual.

Destinos que te interesan: